was successfully added to your cart.

29. Bhagavad Gita, capítulo 11.

11-forma-universal-bhagavad-gita

Bhagavad Gíta capítulo 11 –Yoga de la Visión de la Forma Universal

La Puerta de los Vedas – Episodio 29

El capítulo once del néctar del conocimiento de mas allá de las fronteras de la mente y del discernimiento, el Sri Sri Bhagavad Gita. Un episodio, cual se destaca en todo el canto del Supremo Señor Sri Sri Hari. Sanjaya, el discípulo del gran sabio Vyasadeva, nos describe con todos los detalles la gran revelación de la forma Universal del Señor de todos los mundos. He aquí la prueba para todos aquellos incrédulos quienes consideran al Sri Sri Krishna como un avatar, profeta e incluso un simple héroe histórico…

Al darle a su querido amigo Sri Arjuna la visión divina y poder enseñarle sus ilimitadas formas, La Suprema Personalidad de Dios ha dejado un testimonio irrefutable de que Él es el creador, de todo lo que existe. Así también se lo ha puesto difícil a todos los farsantes que pretenden hoy día de engañar a las personas inocentes, convenciéndoles de que uno mismo puede ser una reencarnación del Señor. Quien aparenta de serlo que manifieste entonces esta forma tan resplandeciente, cuya luz se podría asemejar a la de mil soles…

Otro episodio del maravilloso audiolibro Sri Sri Bhagavad Gita en español, creado por Ateneo cosmopolita de Yoga Prema; Suddha Nityananda Parivara Vaisnava en colaboración con Jesus Rois (Alendalua – creadores de audiolibros).

Si deseáis apoyar nuestras actividades culturales del Templo y obtener el Audiolibro completo, se puede adquirir en nuestra tienda virtual, donde también es disponible en formato impreso.

CAPÍTULO 11 – Yoga de la Visión de la Forma Universal

1: Śri Arjuna dijo: por haber oído las instrucciones que has tenido a bien darme acerca de estos asuntos espirituales que son de los más confidenciales, ahora mi ilusión se ha disipado.

2: ¡Oh, Tú, el de los ojos de loto!, Te he oído hablar en detalle acerca de la aparición y desaparición de cada entidad viviente, y he comprendido por completo Tus inagotables glorias.

3: ¡Oh, Tú, la más grande de todas las personalidades!, ¡oh, forma suprema!, aunque Te estoy viendo ante mí en Tu verdadera posición, tal como Tú mismo Te has descrito, deseo ver cómo has entrado en esta manifestación cósmica. Yo quiero ver esa forma Tuya.

4: Si Tú crees que soy capaz de ver Tu forma cósmica, ¡oh, mi Señor!, ¡oh, amo de todo poder místico!, entonces ten la bondad de mostrarme ese ilimitado Ser universal.

5: La Suprema Personalidad de Dios dijo: Mi querido Śri Arjuna, ¡oh, hijo de Pŗtha!, mira ahora Mis opulencias: cientos de miles de forma divinas y multicolores.

6: ¡Oh, tú, el mejor de los Bhāratas!, observa aquí las diferentes manifestaciones de Âdityas, Vasus, Rudras, Aşvinī-Kumāras y todos los demás semidioses. He aquí las muchas cosas maravillosas que nunca antes nadie había visto u oído.

7: ¡Oh, Śri Arjuna!, todo lo que quieras ver, ¡obsérvalo de inmediato en este cuerpo Mío! Esta forma universal puede mostrarte todo lo que deseas ver y todo lo que vayas a querer ver en el futuro. Todo –lo móvil e inmóvil– está aquí por completo, en un solo lugar.

8: Pero tú no puedes verme con tus ojos actuales. Por lo tanto, te doy ojos divinos. ¡Mira Mi opulencia mística!

9: Sañjaya dijo: ¡oh, Rey!, habiendo dicho eso, el Supremo Señor de todo poder místico, la Personalidad de Dios, le mostró a Śri Arjuna Su forma universal.

10-11: Śri Arjuna vio en esa forma universal infinidad de bocas, infinidad de ojos, infinidad de visiones maravillosas. La forma estaba adornada con muchos ornamentos celestiales, y llevaba en alto muchas armas divinas. Él llevaba guirnaldas y prendas celestiales, y por todo el cuerpo tenía untadas esencias divinas. Todo era maravilloso, brillante, ilimitado, supremamente expansivo.

12: Si cientos de miles de soles aparecieran en el cielo al mismo tiempo, su brillo podría semejarse al de la refulgencia de la Persona Suprema en esa forma universal.

13: En esos momentos Śri Arjuna pudo ver en la forma universal del Señor las expansiones ilimitadas del Universo, situadas en un solo lugar aunque divididas en muchísimos miles.

14: Luego, confundido y asombrado, y con el vello erizado, Śri Arjuna bajó la cabeza para ofrecer reverencias, y con las manos juntas comenzó a orarle al Señor Supremo.

15: Śri Arjuna dijo: mi querido Señor Śri Śri Krishna, veo reunidos en Tu cuerpo a todos los semidioses y a diversas otras entidades vivientes. Veo a Brahmā sentado en la flor de loto, así como también al Señor Shiva, a todos los sabios y a todas las serpientes divinas.

16: ¡Oh, Señor del Universo!, ¡oh, forma universal! Veo en Tu cuerpo muchísimos brazos, barrigas, bocas y ojos, expandidos por doquier, si límites. No veo en Ti ningún final, ningún medio ni ningún principio.

17: Tu forma es difícil de ver debido a Su deslumbrante refulgencia, la cual se difunde por todas partes, tal como un fuego ardiente o como el inconmensurable fulgor del Sol. Y, sin embargo, veo esa deslumbrante forma en todas partes, adornada con diversas coronas, mazas y discos.

18: Tú eres el objetivo supremo primario, el supremo lugar de soporte de todo este Universo. Tú eres inagotable y lo más antiguo que existe. Tú eres el sustentador de la religión eterna, la Personalidad d Dios. Ésa es mi opinión.

19: Tú no tienes origen, intermedio ni fin. Tu gloria es ilimitada. Tú tienes innumerables brazos, y el Sol y la Luna son Tus ojos. Te veo con un fuego ardiente que Te sale de la boca, quemando todo este Universo con Tu propio resplandor.

20: Aunque Tú eres uno, Te difundes por todas partes del cielo y de los planetas, y por todo ese espacio que hay entre ellos. ¡Oh, Tú, el grandioso!, al ver esta forma maravillosa y terrible, todos los sistemas planetarios se perturban.

21: Todas las huestes de semidioses se están entregando a Ti y entrando dentro de Ti. Algunos de ellos llenos de miedo, están ofreciendo oraciones con las manos juntas. Las huestes de grandes sabios y seres perfectos, exclamando “¡que todo sea paz!”, Te están orando mediante el canto de los himnos védicos.

22: Todas las diversas manifestaciones del Señor Shiva, así como también los Âdityas, los Vasus, los Sādhyas, los Viśvadevas, los dos Aśvinīs, los Maruts, los antepasados, los Gandharvas, los Yakşas, los Asuras y los semidioses perfectos, Te están mirando con asombro.

23: ¡Oh, Tú, el de los poderosos brazos!, todos los planetas junto con sus semidioses están perturbados mientras ven Tu gran forma, con Sus muchas caras, ojos, brazos, muslos, piernas, barrigas y Tus muchos y terribles dientes; así como ellos están perturbados, así estoy yo.

24: ¡Oh, Vişņú omnipresente!, al verte con Tus múltiples colores radiantes que tocan el cielo, Tus bocas abiertas, y Tus grandes y deslumbrantes ojos, la mente se me perturba por el temor. Soy incapaz de mantener mi estabilidad y mi equilibrio mental.

25: ¡Oh, Señor de los señores!, ¡oh, refugio de los mundos!, por favor, sé misericordioso conmigo. Al ver Tus ardientes rostros semejantes a la muerte y Tus espantosos dientes, no puedo mantener mi equilibrio. Estoy confundido en todas las direcciones.

26-27: Todos los hijos de Dhŗtarāşţra, junto con sus reyes aliados, así como también Bhīşma, Droņa, Karņa y también nuestros principales soldados, se precipitan hacia Tus temibles bocas. Y a algunos de ellos los veo atrapados entre Tus dientes con la cabeza aplastada.

28: Así como las muchas olas de los ríos fluyen hasta el océano, así mismo todos los grandes guerreros entran en Tus bocas envueltos en llamas.

29: Veo a toda la gente precipitándose a toda velocidad hacia Tus bocas, como polillas que se lanzan a un fuego ardiente para ser destruídas.

30: ¡Oh, Vişņú!, Te veo devorar a toda la gente por todas partes con Tus flameantes bocas. Cubriendo todo el Universo con Tu refulgencia, Tú Te manifiestas con terribles y abrasadores rayos.

31: ¡Oh, Señor de los señores!, ¡oh, Tú, el de esta forma tan feroz!, por favor dime quién eres. Te ofrezco mis reverencias; por favor, sé misericordioso conmigo. Tú eres el Señor original. Yo quiero saber acerca de Ti, pues no sé cuál es Tu misión.

32: La Suprema Personalidad de Dios dijo: Yo soy el tiempo, el gran destructor de los mundos, y he venido aquí a destruir a toda la gente. Con excepción de ustedes (los Pāņdavas), todos los soldados que se encuentran aquí en ambos lados serán atados.

33: Por lo tanto, levántate. Prepárate a pelear y gánate la gloria. Conquista a tus enemigos y disfruta de un reino floreciente. Ellos ya han sido destinados a morir por disposición Mía, y tú, ¡oh, Savyasācī!, no puedes ser sino un instrumento en la contienda.

34: Droņa, Bhīşma, Jayadratha, Karņa y los demás grandes guerreros ya han sido destruidos por Mí. De modo que, mátalos y no te perturbes. Simplemente lucha, y habrás de derrotar a tus enemigos en la batalla.

35: Sañjaya le dijo a Dhŗtarāşţra: ¡oh, Rey!, después de oír esas palabras de labios de la Suprema Personalidad de Dios, el tembloroso Śri Arjuna le ofreció reverencias una y otra vez con las manos juntas, y, temerosamente y con una voz quebrada, Le habló al Señor Śri Śri Krishna de la siguiente manera.

36: Śri Arjuna dijo: ¡oh, amo de los sentidos!, el mundo se regocija al oír Tu nombre, y con ello todos se apegan a Ti. Aunque los seres perfectos Te ofrecen un respetuoso homenaje, los demonios tienen miedo y huyen en todas las direcciones. Todo eso es como debe ser.

37: ¡Oh, Tú, el grande, más grande incluso que Brahmā!, Tú eres el creador original. ¿Por qué, entonces, no habrían ellos de ofrecerte sus respetuosas reverencias? ¡Oh, Tú, el ilimitado, Dios de los Dioses, refugio del Universo! Tú eres la fuente invencible, la causa de todas las causas, trascendental a esta manifestación material.

38: Tú eres la Personalidad de Dios original, el más antiguo de todos, el supremo santuario de este mundo cósmico manifestado. Tú eres el conocedor de todo, y Tú eres todo lo concebible. Tú eres el refugio supremo, por encima de las modalidades materiales. ¡Oh, forma ilimitada!, ¡Tú estás omnipresente en toda esta manifestación cósmica!

39: Tú eres el aire y ¡Tú eres el controlador supremo! ¡Tú eres el fuego, Tú eres el agua y Tú eres la Luna! Tú eres Brahmā, la primera criatura viviente, y Tú eres el bisabuelo. Por lo tanto, ¡Te ofrezco mis respetuosas reverencias mil veces, y otra vez, y aún otra vez más!

40: ¡Mis reverencias a Ti por delante, por detrás y por todas partes! ¡Oh, poder infinito! ¡Tú eres el amo de la fuerza ilimitada! ¡Tú eres omnipresente, y, en consecuencia, Lo eres todo!

41-42: Considerándote mi amigo y sin conocer Tus glorias Te he llamado irreflexivamente “¡oh, Śri Śri Krishna!”, “¡oh, Yādava!”, “¡oh, amigo mío!”. Por favor, perdona todo lo que haya hecho por locura o por amor. Te he faltado el respeto muchas veces, bromeando mientras descansábamos, acostándome en la misma cama, sentándome contigo o comiendo contigo, a veces a solas y a veces frente a muchos amigos. ¡Oh, Tú, el infalible!, por favor perdóname por todas esas ofensas.

43: Tú eres el padre de esa manifestación cósmica, de lo móvil y lo inmóvil. Tú eres su venerable jefe, el maestro espiritual supremo. Nadie es igual a Ti, ni nadie puede ser uno contigo. ¡Oh, Señor de un poder inconmensurable!, ¿cómo, entonces, puede haber alguien superior a Ti dentro de los tres mundos?

44: Tú eres el Señor Supremo, quien ha de ser adorado por todo ser viviente. Debido a ello, caigo a ofrecerte mis respetuosas reverencias y a pedir Tu misericordia. Así como un padre tolera la imprudencia de su hijo, o como alguien tolera la impertinencia de un amigo, o como la esposa tolera la familiaridad de su cónyuge, por favor tolera los agravios que Te pude haber hecho.

45: Después de ver esta forma universal, que nunca antes había visto, me siento contento, pero al mismo tiempo tengo la mente perturbada por el temor. En consecuencia, por favor confiéreme Tu gracia y revélame de nuevo Tu forma con la Personalidad de Dios, ¡oh, Señor de los Señores!, ¡oh, morada del Universo!

46: ¡Oh, forma universal!, ¡oh, Señor de los mil brazos!, deseo verte en Tu forma de cuatro brazos, con un yelmo en la cabeza, y la maza, el disco, la caracola, y la flor de loto en las manos. Ansío verte en esa forma.

47: La Suprema Personalidad de Dios dijo: Mi querido Śri Arjuna, he tenido el agrado de mostrarte dentro del mundo material y por medio de Mi potencia interna, esta forma universal suprema. Nunca antes alguien había visto esta forma original, ilimitada y llena de una refulgencia deslumbrante.

48: ¡Oh, tú, el mejor de los guerreros Kurus!, nadie había visto esta forma universal Mía antes que tú, ya que ni con el estudio de los Vedas, ni con la ejecución de sacrificios, ni mediante caridades, ni mediante actividades piadosas, ni por medio de severas penitencias, se Me puede ver en esta forma en el mundo material.

49: Tú te has perturbado y confundido al ver este horrible aspecto Mío. Que ahora se acabe. Devoto Mío, queda libre de nuevo de toda perturbación. Con la mente tranquila puedes ver ahora la forma que desees.

50: Sañjaya le dijo a Dhŗtarāşţra: la Suprema Personalidad de Dios, Śri Śri Krishna, después de hablarle así a Śri Arjuna, mostró Su verdadera forma de cuatro brazos, y finalmente Su forma de dos brazos, animando con ello al temeroso Śri Arjuna.

51: Cuando Śri Arjuna vio de ese modo a Śri Śri Krishna en Su forma original, dijo: ¡oh, Janārdana!, por ver esta forma semejante a la humana, sumamente hermosa, tengo ahora la mente serena y me he reintegrado a mi naturaleza original.

52: La Suprema Personalidad de Dio dijo: Mi querido Śri Arjuna, esta forma Mía que estás viendo ahora es muy difícil de ver. Hasta los semidioses están buscando siempre la oportunidad de ver esta forma, la cual es muy querida.

53: La forma que estás viendo con tus ojos trascendentales, no se puede entender simplemente mediante el estudio de los Vedas, ni por el hecho de someterse a severas penitencias, dar caridad o adorar. Ésos no son los medios por los que alguien Me puede ver tal como soy.

54: Mi querido Śri Arjuna, a Mí se Me puede entender tal como soy, tal como estoy ante ti, únicamente por el servicio devocio al íntegro, y de ese modo se Me puede ver directamente. Sólo así podrás penetrar los misterios de Mi comprensión, ¡oh, conquistador de los enemigos!

55: Mi querido Śri Arjuna, aquél que se dedica a Mi servicio devocional puro, libre de la contaminación de las actividades fruitivas y de la especulación mental, y que trabaja para Mí, que Me convierte en la meta suprema de su vida y que es amigo de todo ser viviente, sin duda que viene a Mí.

::Om tat sat::

Así se termina capítulo 11 de Sri Sri Bhagavad Gíta.

En Jahnava Mandir, Ashram de estudios Védicos, realizamos retiros bajo de guía de Sri Guru Diksa autorizados y regularmente también formaciones de profesores de yoga. Hay el Sri Sri Bhagavad Gita es la raíz y base de todas las enseñanzas.

Sugerencias, preguntas, temas para tratar en el podcast, por favor comunicarnos en el formulario de nuestra pagina web: https://www.templodekrishna.com/contactos/

Hasta el episodio 30!

::Om Hari Om::