Carrito

EL MOMENTO APROPIADO

By noviembre 17, 2017noviembre 21st, 2017Enseñanzas

By noviembre 17, 2017Enseñanzas

Ha llegado EL MOMENTO APROPIADO para presentar un pequeño avanze del nuevo libro de la asociación Suddha Nityananda Parivara Vaisnava por editar: Historias milenarias de la India – Cuando Occidente se olvidó del Oriente, se desorientó. Su edición se realizará atravez de una campaña de Crowdfunding, un sistema maravilloso de micromecenazgo, donde la unión hace la fuerza.

EL MOMENTO APROPIADO

Vivió una vez un gran yogui, al que todo el mundo conocía casi como un Santo. Él, sin embargo, guardaba un gran sufrimiento, pues ya hacía diez años que le mortificaba una mala enfermedad de la piel. Estaban intentando ayudarle, curándolo con ayurveda, yerbas, con mantras, con magia, con las ciencias ocultas, etc…Pero nada lograba aliviar su dolor.

El yogui vivía en una cueva pequeña, donde tenía su fogón. Estaba rodeado de una naturaleza preciosa. Justo allí, donde siempre solía sentarse, para ejecutar sus prácticas espirituales, allí donde crecían yerbas y flores hermosas. Una vez, durante su meditación, tuvo una visión de su karma. El pudo observar que tenía un mal destino que era necesario atravesar. También pudo ver que su sufrimiento estaba ya en la fase terminal, y que ese día era el último de su mal karma.

Abrió sus ojos, y una flor, en la cual nunca antes se fijó, le empezó a hablar: ─ ¿Quieres curarte de tu enfermedad?
─ ¿Tu sabes hablar? ─ Pregunto el yogui sorprendido. ─ ¿Si, por su puesto ─ respondió la planta ─ ¿Por qué no me usas como medicina? Hazte una infusión de mí y tu enfermedad se curará de inmediato. El yogui miró amablemente a la flor y le preguntó: ─¿Y por qué durante todos estos años de sufrimiento, no me has dicho nada? ─Tu karma no me lo permitió. Todo tiene su momento y hoy llegó el día en que tu enfermedad se puede marchar ─contestó la flor alegremente. ─Tu sufrimiento se ha acabado.

Conclusión: La fe es no perder el Amor por Dios, aunque alguna vez no entendemos las circunstancias de nuestra vida.
Si somos perseverantes, el éxito estará asegurado. Quien sigue, y lo persigue, finalmente lo consigue.

Leave a Reply